martes, 21 de mayo de 2013

Ventajas de Cocinar a la plancha

Ventajas de cocinar a la plancha

MOD-100-P
Nuestra sociedad se ha acostumbrado a valorar la cocina a la barbacoa y a menospreciar la cocina a la plancha, pero el cambio de mentalidad ha llegado. La cocina a la plancha, siempre que cocinemos con una plancha profesional, nos brinda el verdadero sabor de los alimentos conservando sus propios jugos internos y aislando el alimento del combustible. El chuletón debe saber a chuletón, no a leña de encina. Las chuletas deben saber a chuletas, no a sarmientos. El pescado debe saber a pescado, no a carbón.
Las principales ventajas de la cocina a la plancha son:
-Una plancha está lista para cocinar en muy pocos minutos
-Una verdadera plancha llega a una temperatura de 280º, lo que permite asar los alimentos rápidamente. Esta temperatura permite cicatrizar el exterior de los alimentos lo más rápidamente posible para lograr mantener sus jugos internos y así disfrutar de alimentos sabrosos. Con temperaturas inferiores en otros aparatos de cocina, el alimento se cuece y no deja de expulsar su agua interior, por lo que al final queda duro y nada apetecible.
-Con una plancha Jinama podemos cocinar todo tipo de alimentos pequeños o troceados, carnes, pescados, marisco, setas, verduras, tortillas…
-La plancha permite la gestión de la temperatura de forma fácil y eficiente, simplemente girando el mando de gas. No faltan brasas, no sobran brasas, no se carbonizan los alimentos.
-La cocina a la plancha es sana. No hay contacto con la llama, cosa que debería prohibirse por insalubre, y los alimentos no se queman. Además se necesita poco aceite, con lo que cocinamos con menos grasa.
-Además de sana, la cocina a la plancha es sobretodo sabrosa. Al cicatrizar rápidamente los alimentos, éstos conservan sus jugos propios y naturales en su interior, concentra sus sabores y permite reencontrar el gusto auténtico de los alimentos.
-Es rápida y fácil de limpiar. Acabas de cocinar, echas cubitos de hielo en la superficie de la plancha todavía caliente y como arte de magia los restos de comida se desincrustan. Ayudándote de una espátula vas rascando sin esfuerzo y ayudando al hielo a llegar a todos los rincones desincrustando toda la placa. Seguidamente limpias la placa ya casi limpia con agua y jabón, escurres, secas bien e impregnas la placa con una fina capa de aceite para protegerla hasta el próximo uso. La cubres bien con una  funda de pvc, y a descansar!
La plancha. rápida, sana, sabrosa y limpia, la cocina exterior del futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada